Negligencia de operario drone

Negligencia de operario drone

Buenos Aires, Argentina.- Un drone que cumplía una rutina de vuelo de dudosa seguridad impactó a dos mujeres en plena vía pública el pasado sábado 15 de agosto. Las mujeres de 40 y 48 años respectivamente, descendían del tren y se dirigían a abordar un taxi cuando sufrieron el inesperado golpe.

dr3-same

Ambas sufrieron lesiones en la cabeza, por lo que ingresaron al Hospital Argerich, donde se determinó que sufrían traumatismos diversos sobre el cráneo. Posterior a las correspondientes revisiones médicas y tiempo de reposo, ambas fueron dadas de alta de la institución médica: a las 15.20 en Avenida Garay y Lima, enviamos dos ambulancias y fueron derivadas de inmediato al nosocomio más cercano. – Alberto Crecenti, titular del SAME (Sistema de Atención Médica de Emergencias).

Hasta el momento no ha podido determinarse el paradero del negligente piloto, lo único que puede asegurarse es que su maniobra puede catalogarse como ilegal, pues tales daños causados a terceros derivan de una práctica impropia del mismo, así como de una violación de los estatutos legales que rigen su empleo.

dr3-drone-1

Parte de las legislaciones reestrictivas para la operación de aeronaves no tripuladas en Argentina, apuntan: toda persona que pretenda operar un drone deberá contar con una autorización expedida por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), los drones no podrán operar en zonas densamente pobladas o donde haya aglomeración de personas ni en horario nocturno, los propietarios de las aeronaves estarán obligados a contratar un seguro de responsabilidad por los daños a terceros que pudiera ocasionar su operación y deberán llevar una placa de identificación inalterable fijada a su estructura, se exige además que todo aquél piloto drone debe ser mayor de edad, contar con aptitud psicofisiológica certificada por un hospital público que dé cuenta de su aptitud visual, auditiva y motriz, condición que deberá ser acreditada cada dos años.

Por Estefanía Parra.

Fuentes:

Crónica
Merca 2.0
La Fiscalía