El planeta de los drones

SMAl este, entre ecosistemas prefabricados, ilusión de libertad y espíritus salvajes, se ha decidido emplear la tecnología drone para el estudio y observación de las especies.

El Royal Burgers’ Zoo, en Arnhem, Holanda, utiliza drones para filmar el recinto donde se encuentran los chimpancés, esto con la finalidad de obtener mayor información sobre su comportamiento y ofrecer perspectivas actualizadas y puntuales a los visitantes del hábitat.

Como sabemos, lo predecible de la vida es que es impredecible: el pasado 10 de abril, durante uno de los vuelos de observación, el drone encomendado fue derribado por uno de los chimpancés del recinto, que bien podría haber sentido curiosidad por el artefacto en movimiento o, tal vez, acecho por el mismo. El drone en discordia sufrió grandes daños, pero el video capturado fue rescatado y está al alcance de todos nosotros.

SM_

Y ante tan singular historia, existen dos puntos importantes a destacar: las posibilidades que nos brinda la tecnología drone son inagotables, aplicadas a infinidad de ámbitos y en tareas que no hubiésemos imaginado antes; pero su genial naturaleza conlleva para nosotros grandes responsablidades: bien podríamos autonombrarnos Víctor Frankenstein y a los drones, nuestro monstruo; por tanto, el mismo respeto que nos debemos como sociedad en progreso, se lo debemos a lo que nos rodea.

 Por Estefanía Parra.

 

Fuentes:

La Vanguardia
Beevoz
Diario Vasco

Deja un comentario